Ensalada de yerbas con aderezo de limón y jengibre

 
 

receta: Travis Lett; foto: Michael Graydon y Nikole Herriott

Adaptamos esta receta de Gjelina: Cooking from Venice, California de Travis Lett (Chronicle Books, 2015), uno de esos libros de restaurante de los que de veras da gusto cocinar en casa. Siempre adaptable, siempre con una filosa sazón. En este caso, la lista de yerbas no es un molde estricto. “Dejen que el mercado sea su guía”, dice Travis Lett. “Usen doce yerbas o sólo un par. Una ensalada de puro perejil o puro cilantro puede ser perfecta.”

La receta es para 4 personas (o 6, como guarnición)

INGREDIENTES

1 cucharada jugo de limón fresco
1 chile verde o rojo, medio picante, de preferencia Fresno (se puede sustituir por jalapeño), picado fino
1 echalote, picado fino
1 pieza jengibre pelado (12 milímetros)
1 diente ajo
½ cucharadita miel
½ taza aceite de oliva extra virgen
Sal kosher
Pimienta negra recién molida
4 puños generosos de yerbas mezcladas –perejil, cilantro, distintas albahacas, estragón, menta, shiso, frondas de hinojo…
85 gramos jitomate cherry, en mitades
1 pepino japonés, en rodajas

Comiencen haciendo el aderezo. En un tazón pequeño, combinen el jugo de limón con el chile y el echalote. Rallen el jengibre y el ajo con un rallador fino (de preferencia Microplane)[*] directamente sobre el tazón. Agreguen la miel y, batiendo, el aceite de oliva hasta que quede todo bien mezclado. Sazonen con sal y pimienta. (Pueden refrigerar el aderezo en un recipiente bien tapado hasta tres días.)

En un tazón para ensaladas combinen las yerbas con los jitomates y el pepino. Sazonen con sal y pimienta. Agréguenle ¼ de taza (unos 60 mililitros) del aderezo, y mezclen cuidadosamente. El aderezo debe cubrir las yerbas pero no aplastarlas. Cómansela lo más pronto posible.~

[*] Si no tienen un Microplane, cómprense uno. Es de esas herramientas insustituibles en la cocina.